Santo Domingo: la única comuna rural en la Provincia de San Antonio (segunda parte)

Por Jaime Duhart Aillón*

Como comuna rural Santo Domingo deberá tener presente, en sus planes de desarrollo comunal, los principios rectores sostenidos por la Política Nacional de Desarrollo Rural (PNDR) mencionados en la Primera Parte de este Artículo. Estos principios son los siguientes:

Sustentabilidad: Aplicar un enfoque del territorio de carácter sistémico, que contribuya al desarrollo integrado de las dimensiones social, económica, cultural y ambiental.

Diversidad territorial: Reconocer que la identidad territorial, natural, étnica, cultural y productiva del territorio son atributos relevantes que conforman y se articulan en la comuna.

Equidad territorial: Propiciar las condiciones territoriales que favorezcan a todos y cada uno de los integrantes de la comunidad, permitiendo el acceso a los beneficios del desarrollo y a la generación de oportunidades para que éste sea integral.

Integralidad: Fomentar la articulación de actores entre todos los sectores de la comuna, ya sean públicos, privados o de la sociedad civil organizada.

Dinamización productiva y competitividad territorial: Contribuir a fortalecer la inversión y productividad, la generación de oportunidades laborales y el emprendimiento e innovación.

Participación: Considerar a cada uno de los integrantes de la comunidad local y los grupos intermedios de la sociedad, en todos los niveles y escalas, dotándolos de un rol activo en el desarrollo del territorio.

Descentralización: Considerar una gobernanza que distinga las diversas escalas del territorio y las decisiones asociadas, propiciando un fortalecimiento de las capacidades y atribuciones locales y regionales en la gestión del territorio, así como la articulación institucional del Estado y de éste con el sector privado productivo y la sociedad civil organizada.

Gradualidad: Considerar una materialización del sistema de ordenamiento territorial que se vaya desarrollando en el tiempo y por etapas, permitiendo realizar los ajustes institucionales, normativos e instrumentales necesarios para su ejecución.

«La formulación de políticas, planes y programas sectoriales procurará ajustarse a los principios rectores arriba señalados, para una acción coordinada, eficaz y eficiente de los distintos organismos públicos, así como en su relación con el sector privado y la sociedad civil organizada».

En general, estos principios rectores buscan fomentar una ocupación equilibrada del territorio, que considere la distribución geográfica de la población y la seguridad de éste, reconociendo, respetando y potenciando los valores, patrimonio, historia y cultura en su particular relación con los recursos naturales, para fortalecer así el sentido de pertenencia de las personas y sus comunidades a su territorio.

Junto con propender a la entrega gradual y creciente de responsabilidades y atribuciones a los actores de cada nivel, las políticas, planes y programas que se implementen deberán buscar distintos mecanismos para incorporar a los habitantes locales en estos procesos, de tal manera que formen parte y se comprometan con el desarrollo de su territorio, pensando en que su materialización será paulatina en el tiempo, que abordará el territorio en forma progresiva, y que se implementará previa evaluación de los recursos necesarios y su disponibilidad.

Se puede concluir que la formulación de políticas, planes y programas sectoriales procurará ajustarse a los principios rectores arriba señalados, para una acción coordinada, eficaz y eficiente de los distintos organismos públicos, así como en su relación con el sector privado y la sociedad civil organizada.

A la luz de los principios rectores, la PNDR se articula en torno a cuatro ámbitos: Bienestar Social; Oportunidades Económicas; Sustentabilidad Medio Ambiental; y Cultura e Identidad.

Cada ámbito se organiza en ejes estratégicos de los cuales se desprenden objetivos específicos que permiten guiar a quienes toman decisiones a nivel nacional, regional y local, para la formulación, planificación y ejecución de planes y programas que sean eficientes y eficaces para el logro de sus respectivos objetivos. Estos ámbitos y ejes estratégicos serán descritos en próximos artículos.

Jaime Duhart Aillón es economista

Sobre El Autor /

1 Comentario

Los comentarios están cerrados.

Comience a escribir y presione Entrar para buscar