Refugio para pajaritos

Las hay de todos los colores y diseños, algunas incorporan comederos, otras más de una entrada; la mayoría son para colgar, pero también las hay con pedestal. Sólo es cuestión de vitrinear y elegir la casita para aves que más guste.

Comenzó como un hobbie, un modo de aprovechar el tiempo mientras cuidaba a su hijo. Diez años después, sin embargo, la construcción de casas de pajaritos es un reconocido emprendimiento familiar que disemina por el país un trocito de Santo Domingo. ¿Cómo? En la elaboración de cada unidad se utilizan maderas de antiguas construcciones de la comuna, “lo que plasma en este trabajo la felicidad de una casa de descanso. Así, el objeto se valoriza por sí solo al estar relacionado tanto con la naturaleza como con la alegría de las personas”, explica Benjamín Villalobos Valenzuela, el fotógrafo y community manager de “Refugio de pajaritos”.  Las hay de todos los colores y diseños, algunas incorporan comederos, otras más de una entrada; la mayoría son para colgar, pero también las hay con pedestal. Sólo es cuestión de vitrinear y elegir la casita de aves que más guste.

En este emprendimiento -añade este estudiante de 20 años- participa toda la familia. Claudio, el papá, construye las casas; Susana, la mamá, es la artista que pinta las casitas; a su vez, los tíos y hasta los vecinos cooperan con materiales para poder seguir fabricando estas particulares moradas que también pueden personalizarse. “Durante el tiempo que llevamos trabajando en esto siempre llegan clientes con grandes ideas que nosotros replicamos; así, hemos elaborado desde casitas pequeñas hasta casas para lechuzas”, añade Benjamín.

¿Te interesó? Contacta a Refugio de Pajaritos en:

Instagram: @refugio_de_pajaritos

WhatsApp: +56995432593

Comience a escribir y presione Entrar para buscar